Vendedores que no venden: Iria – Sector Panadería

Vendedores que no venden: Iria – Sector Panadería

Si estuviste alguna vez en una de mis formaciones seguro que me habrás escuchado hablar de mi panadera de cabecera.

Hasta hace casi cuatro años siempre iba a una panadería ubicada en mi barrio.

Un buen día entré, como cada día, a comprar el pan acompañado, por primera vez, de uno de mis hijos ( por aquel entonces era el único y tenía poco mas de un año).

A veces los niños son eso mismo, niños, y se dedican a curiosear todo lo que pueden … de ahí que aprendan mucho mas que los mayores que deciden “apagar” su curiosidad.

El tema es que, cuando me di cuenta, el mío se había metido detrás del mostrador de la panadería.

Rápidamente fui detrás de él mientras le pedía que volviese sobre sus pasos.

Cual fue mi sorpresa cuando rápidamente me fue devuelto por la persona que estaba detrás del mostrador con un tajante ” aquí lo tienes“.

Mientras le pedía mis mas sinceras disculpas observé que su cara tenía claros signos de enfado.

Si no lo puedes controlar, mejor que lo ates en corto” – me dijo mientras volvía a su puesto de trabajo.

Vendedores-que-no-venden-Iria-Sector-Panaderias_00

Me quedé tan frío que creo que tardé en reaccionar unos segundos, momento tras cual decidí marcharme del establecimiento.

El sentimiento que tenía en ese momento era confuso: entre asombro, ira … y desconcierto.

¿No ve que es un niño pequeño?” – pensé.

Seguro que tendría razones para decirme lo que dijo pero, sinceramente, para nada no me gustó “la experiencia de cliente”.

Tal es así que se me quedó muy grabada … quizás tiene algo que ver que hayan “tocado” a mi hijo.

El tema es que poco tiempo después abrieron una nueva panadería muy cerca y quizás para no revivir las emociones pasadas, o quizás por no enfrentarme a una situación incómoda para mi, un día decidí probar el pan en ese nuevo establecimiento.

¡¡¡ Vaya si existe la ley de Murphy !!!

A los pocos minutos de estar dentro de la panadería, mientras esperaba con mi hijo en la cola para que atendieran … ¿sabes que pasó?.

Vendedores-que-no-venden-Iria-Sector-Panaderias_02

Pues si !!!

De nuevo, y casi sin poder controlarlo, mi enano se metió detrás del mostrador para investigar ese mundo desconocido que estaba protegido por el gran mueble de madera.

Como si saltasen todas las alarmas, y quizás con la herida emocional de la otra ocasión sin curar, me apresuré detrás de él.

Y ocurrió lo que tenía que ocurrir … o no.

La chica que estaba detrás del mostrador, entregando unas barras a un señor mayor, notó como algo o alguien le tocaba la pierna.

Miró hacía abajo mientras, seguramente, escuchaba a su padre pidiendo anticipadamente mil perdones: te juro que se me caía la cara de vergüenza.

Eso si, con mas cara de tonto me quedé con su reacción.

No te preocupes, son niños y se meten por todos los sitios” – me dijo mientras se agachaba a saludar al peque.

¿Quieres trabajar conmigo?” – le preguntó mientras mis alarmas emocionales se iban relajando – “Ven que tengo algo para ti“.

Tras unos breves momentos, veo salir al peque muy contento mientras tenía en la mano una bolsa de Aspitos.

Vendedores-que-no-venden-Iria-Sector-Panaderias_01

Te parecerá tontería pero ese día tuve muy claro que mi panadera de cabecera sería ella: Iria.

Desde entonces te aseguro que no hay día que no la visitemos … y compramos el pan.

Es más siempre suelo poner su ejemplo como el de alguien que te vende mucho mas que pan o empanada.

Si has estado alguna vez en su panadería sabes a que me refiero: su calidez, su modo de tratarte … es brutal.

Tal es la manera en la que te vende, de una manera tan natural que te aseguro que el precio queda en segundo lugar.

Con decirte que en nuestra casa los domingos casi siempre se come la empanada de bonito que le compramos a Iria: es espectacular (te la recomiendo sin dudar).

Y te aseguro que no soy el único que piensa que es un gran profesional: sólo tienes que ir hasta allí los domingos y, a ciertas horas, verás como se crean colas que llega hasta fuera del establecimiento.

¡¡¡ Pero si sólo es pan !!!” – me dijo una vez un alumno en un formación que, precisamente, vive en la misma zona.

Amigo mio, ahora entiendo lo que decías” – me confesó semanas después.

Lo paradójico de la situación es que las dos panaderías mencionadas están a muy pocos metros una de la otra … sin embargo la calidad en la atención al cliente marca una gran diferencia.

Lo dicho, no te creas nada … vete a visitarla !!

GRACIAS Iria por tu calidez, por tu cercanía y por arrancarnos una sonrisa a todos los clientes que nos has ganado poco a poco.

Vendedores-que-no-venden-Iria-Sector-Panaderias_03

Algunos comerciales y/o vendedores (de pequeña, mediana o gran empresa) deberían de pasarse una semana con ella, detrás de ese mostrador, como entrenamiento en atención al cliente … de hecho estoy pensando en incorporarlo a mis formaciones!!! 🙂

[bctt tweet=”Cuando la #diferencia no la marca el #producto, sino tu modo de #venderlo.”]

Un abrazo,

Felipe

Deja un comentario

Cerrar
×
×

Carrito