“VENDE … SIN VENDER” en el Centro Tecnológico del Calzado de la Rioja – Crónica

“VENDE … SIN VENDER” en el Centro Tecnológico del Calzado de la Rioja – Crónica

4 de Diciembre del 2015: Arnedo – La Rioja.

Salgo del hotel y me meto en el coche. Pensé que entraba en una nevera.

Frío, mucho frío.

Aún así no podía enfriar la emoción y curiosidad que me producía la jornada que me esperaba por delante.

Unos meses atrás, estaba hablando con el Centro Tecnológico del Calzado de la Rioja sobre una formación en habilidades comerciales.

Es muy interesante tu enfoque y nos gustaría poder realizar una edición en nuestro centro “ – me comentaba Loli por teléfono mientras abría la agenda para ver fechas disponibles.

Meses después, allí estoy. En un pueblo con una enorme y, hasta entonces, para mi desconocida tradición en el mundo del calzado.

CTCR-Vende-Sin-Vender00

Había llegado el día anterior y, queriendo conocer un poco el entorno, me sorprendía paso a paso.

La gran mayoría de las empresas que vi estaban directa o indirectamente relacionadas con el calzado.

Eso si, la gran sorpresa me la llevé cuando llegué al hotel.

Me alojé en el Hotel Ibis de Arnedo.

Después de dar mis datos para mi inscripción como cliente me subo a mi habitación.

Salgo del ascensor y empiezo a ver cajas de cartón por todos los lados, en estanterías, encima de una mesa, …

Estarán con alguna mudanza” – recuerdo que pensé mientras que me dirigía a la habitación.

Abro la puerta y … empieza la sorpresa.

La habitación estaba totalmente personalizada con el logotipo del CTCR: el cabecero, logotipos en el armario, dosieres corporativos y tarjetas de visita en una mesa, … no salía de mi asombro mientras le explicaba a mi mujer, que me había llamado por teléfono, lo que estaba viendo en vivo y en directo.

No fue hasta el día siguiente, mientras comía con las personas asistentes al curso, cuando me enteré que el hotel tiene personalizadas varias habitaciones para representantes o visitantes de las entidades de la zona. En esa misma comida entendí que las cajas de cartón que había visto no eran de una mudanza sino cajas de zapatos que decoraban las estancias.

Una vez me acostumbré al primer impacto, y después de haber descansado un poco de las mas de ocho horas en coche que me había hecho ese día, me dirigí a cenar en el restaurante del mismo hotel.

Entre que era temprano para cenar y que era un día de la semana, tuve la oportunidad y casi lujo de que me abriesen el comedor sólo para mi.

Allí sentado, mientras que esperaba al primer plato empecé a fijarme en la decoración del salón.

A medía altura, como si de un cenefa se tratase, se disponían una serie de fotos enmarcadas con una madera cálida.

Como buen amante de la fotografía, empecé a fijarme en los detalles de cada una hasta que, me di cuenta que todas tenían una temática en común: el mundo del calzado.

Poco a poco me día cuenta que estaba ubicado en el mundo del calzado, todo para y por el calzado.

Por cierto, me encantó la cena en el restaurante Victoria. Un lugar muy recomendado. Volveré sin duda.

Me estaba dirigiendo hacia el CTCR para impartir la formación y me iba cruzando con los habitantes de Arnedo que, al igual que yo, iban con sus bufandas y abrigos algo que hizo que se dibujase una sonrisa en mi cara.

Al llegar al centro me recibe Loli con una gran sonrisa.

Me alegro muchísimo de tenerte aquí, ¿ qué tal estás ?” – me preguntó.

Con muuucho frío “ – le respondí.

El día fue espectacular.

CTCR-Vende-Sin-Vender02

Un grupo de participantes muy heterogéneo con el que pude participar y, por supuesto, nos divertimos ( parto de la base de que era una formación con la lógica adquisición de conocimientos ).

De hecho, cuando anuncié que estábamos llegando al final de la sesión y era el turno de las preguntas, la primera de ellas fue “ ¿ ya se acaba esta formación? “.

Mi sonrisa, y risa, fue sonora y con una alegría desatada al mismo nivel que el resto de los días.

Al llegar de nuevo al coche, tuve la tentación de ponerme a leer las valoraciones que me habían entregado. Sin embargo me esperaban en León y el tiempo que tenía para llegar era muy ajustado, con lo que decidí resistirme a la curiosidad.

Unos días después, recuperé las hojas y me puse a leer las valoraciones.

Comentarios como “Pensaba que iba a ser mucho menos dinámico. Me ha sorprendido gratamente “ o “ Me gustaría mas horas” hicieron que se confirmasen nuestras sospechas de que sería interesante y útil.

CTCR-Vende-Sin-Vender01

Quiero agradecer al Centro Tecnológico del Calzado de la Rioja el que haya aceptado la apuesta de llevar un enfoque totalmente distinto de este apasionante mundo de las ventas.

Seguro que muy pronto nos volvamos a ver … aunque sea con frio ¡!

Un abrazo,

Felipe

Deja un comentario

Cerrar
×
×

Carrito