La compra feliz

La compra feliz

[box]

” Leche de soja, pescado, … ” – repasaba mi lista de la compra mientras me adentraba en el supermercado que está cerca a mi casa.

Ah, recuerdo que tengo que comprar té !! … menos mal que me “saltó” porque no lo había anotado en la lista ” – pensé.

“Casi mejor lo voy a coger ahora y después voy a por el resto de la compra ” – giré por el primer pasillo a la derecha y me fui hasta el final donde, allí estaban, reposando las cajas de tes de los mas diverso.

Un poco ensimismado entre el té verde y la cola de caballo, no hice caso a las carcajadas que sonaban, quizás, a un par de pasillos mas allá.

Poco a poco, las carcajadas subieron de volumen complementando frases graciosas y algún que otro “buenos días !!! ” y “hasta muy pronto .. que le vaya muy bien !! ”

No pude evitar que mi curiosidad me hiciese dar un paso a mi derecha para hechar una ojeada a aquel bullicio que tanta alegria parecia despertar.

Con las dos cajas de té en mi mano … me quedé asombrado.

No habia nada especial, nada del otro planeta, … o si.

Enfrente de mi, me encontré con varias personas, de diversas edades, que estaban siendo atendidos o esperando que el letrero luminoso avanzase hasta su número de turno.

Al otro lado del mostrados, dos hombre y tres mujeres que se encargaban de los pedidos de carnicería y charcutería.

Resulta que el buen humor y alegría que reinaba entre el personal del departamento se habia contagiado a los clientes los cuales veian como, al ser recibidos con una gran sonrisa y ser espectadores de las carcajadas que se intercambiaban los dependientes, sus propios labios se veian extendidos de lado a lado de la cada dejando entrever sus dientes … si, estaban sonriendo !!!

Ahí se va Felipe, con las dos cajas de té en la mano, hacia la charcutería como si de un niño pequeño tras una mariposa se tratase.

Con la excusa de comprar pechuga de pavo, me cogí un ticket con mi número y me quedé observando.

De repente el carnicero … empezó a cantar!!!

A medida que cortaba los filetes, que el señor de bigote que estaba delante de él le habia pedido, canturreó una canción que no logré identificar ( quizás por que creo que era argentino o uruguayo ).

Terminó de cortar la carne, la metió en una bolsa y le puso la pegatina con el precio.

“¿Desea algo mas, caballero ?” – preguntó mientras cerraba la bolsa.

Creo que el cliente no podía volver su boca a su posición normal de conversación dado que, aquel fornido dependiente, le había sorprendido, no con la pregunta, pero si con la increíble sonrisa y actitud.

“Que la pase muy bien, señor” – aquí fue cuando confirmé que el carnicero no era español.

Mientras ocurría todo ésto, en la charcutería proliferaban carcajadas entre las mujeres y los clientes los cuales se “sumaron a la fiesta”.

¿ El resultado ? … al margen del correcto servicio que se esperaba, te aseguro que todas las personas que pasaron por allí, se fueron con una sonrisa en la boca.

Mi curiosidad me llevó un poco mas allá y quise comprobar si todo ésto había sido fruto de un sólo día. Y, nuevamente, me volví a encontrar con una escena parecida. Empleados contentos y clientes aún mas.

Reconozco que, la igual que lo ha sido para mí, ésta puede ser una razón por la que muchas personas decidan ir a este supermercado y no a otro.

Por que si eres feliz en tu trabajo no sólo lo demuestras para ti mism@, sino que contagias todo a tu alrededor. 

La energía positiva se contamina !!! … lo tengo clarisimo.

Me gustaria que sirviese como reflexión para todas las personas que me dicen “no soy feliz en mi trabajo”.  ¿De verdad? … pues cambialo porque pasarte mas de 40 años trabajando en algo que no te hace feliz sólo por un sueldo …

Estoy de acuerdo en que cada un@ tiene que tener en cuenta sus circunstancias personales y, quizás, no puedas cambiar de trabajo ahora mismo. Ahora bien, el ser feliz en tu trabajo, buscar lo positivo que te dá tu trabajo o, incluso, aspirar a un trabajo donde realmente te sientas content@ debe de ser una prioridad.

Desde este blog, quiero enviar mi mas sincera enhorabuena no sólo a la cadena de supermercados GADISA ( en este caso me permito el lujo de identificarlos dado que pueden ser un referente tanto para otras empresas como para clientes como yo ), sino a los que realmente aportan la alegría al realizar algo tan trivial para muchos como es la compra diaria: los empleados.

¡¡ Gracias por hacernos sonreir!!  🙂

Un abrazo,

Felipe García

[/box]

Deja un comentario

Cerrar
×
×

Carrito