La Alianza en el Coaching

La Alianza en el Coaching

Según Wikipedia, “Una alianza es un acuerdo o pacto entre dos o más personas, hecha a fin de avanzar objetivos comunes y asegurar intereses en común.”

En el marco del Coaching la palabra ALIANZA cobra un especial sentido. No deja de ser la base fundamental donde se sujetan los pilares sobre los que se construyen un proceso de desarrollo para una o varias personas ( que solicitan un proceso de Coaching ).

La ALIANZA no se construye de un día para otro. No es tan fácil como sembrar unas semillas cuyo crecimiento sea inmediato.

Si bien es cierto que hay que sembrar una semilla, el crecimiento será paulatino y constante. Evidentemente, como toda semilla, habrá que “regar” la ALIANZA desde ambos lados de la relación.

Cuando menciono que la ALIANZA es una base fundamental, tengo en mente un valor fundamental en cualquier relación y, mas si cable, en un proceso en Coaching. Se trata de la confianza.

Como siempre les digo a mis Coachees ( personas que reciben sesiones de Coaching ), ambos tenemos que tener la suficiente confianza para compartir con el otro ciertos aspectos que consideramos importantes de cara a trabajar conjuntamente en el objetivo marcado.

Si por mi parte observo que, tras varios indicios o señales, el Coaching no es la herramienta que puede ayudar a mi Coachee a conseguir su objetivo, tengo que tener la suficiente confianza para trasladárselo de una manera respetuosa y clara.

Del mismo modo, si mi Coachee no se siente cómodo con ciertos temas, o tiene ciertas sensaciones durante una sesión, gracias a la confianza tendrá la posibilidad de expresarse de una manera tranquila.

Aquí vemos la importancia de construir entre ambas partes una ALIANZA fuerte y sólida.

El camino a recorrer lo haremos entre los dos. El Coachee es el responsable del resultado del proceso, indistintamente si el objetivo inicial se consigue o no ( puede ser que en la mitad de proceso se dé cuenta que el objetivo que perseguía no le llena en absoluto y, por ello, cambia o redefine su propósito ). El Coach es el responsable del proceso para alcanzar ese objetivo.

Imagínate que vamos tú y yo en un coche por la autopista.

“¿A dónde vamos?” – te pregunto.

“Pues vamos a ir a Valladolid” – me respondes.

El Coach es el responsable de que el camino esté dirigido a llegar a Valladolid.

Pero resulta que, por cualquier causa, te das cuenta que, cuando llegamos a Ponferrada, prefieres quedarte allí. Una vez comprobado, por ambas partes, que éste último objetivo es el que realmente quieres para ti, el propósito de la sesión habrá sido efectivo.

Y tu te preguntarás, “¿Por que?”

Bueno, pues resulta que durante el camino por la autopista ( durante la sesión o sesiones de Coaching ) te he preguntado varias cuestiones ( ¿Para que quieres ir a Valladolid ?, ¿ Qué quieres hacer allí ?, …. ) y has tomado conciencia de que, lo que realmente quieres es dirigirte a otro punto.

Para todo esto, la ALIANZA que se debe de generar debe de ser muy fuerte. La relación de confianza debemos de construirla entre los dos para se generen los resultados que buscas.

¿ Te imaginas ese mismo camino sin dicha ALIANZA ?, ¿ sin estar comprometido el uno con el otro ?, ¿ sin estar comprometidos con el objetivo ?

¿ Qué pasaría si no existe la ALIANZA ?

Un abrazo,

Felipe García

Deja un comentario

Cerrar