El emprendedor por cuenta ajena

El emprendedor por cuenta ajena

[box]

Quizás rompiendo con la temática del blog hoy quiero reflexionar sobre una palabra que tantas definiciones se le dá y tanto sentido parece tener desde hace un tiempo para aquí.

Quizás no rompa del todo la temática del blog ya que, en mi opinión, considero la palabra sobre la que versa el artículo como una cualidad personal.

Quizás …. tú decidirás.

Hoy me he levantado con una pregunta en mi cabeza que ha brillado como un letrero de neón en plena noche. Su luz ilumina todo a su alrededor como si de un sol se tratase. Su color baña todos los recovecos de cualquier elemento que se encuentra.

Ante tal brillo …. ¿cómo evitar el fijarse y reflexionar ?

EMPRENDEDOR@ …. gran palabra.

Lo primero que suelo hacer es buscar su significado objetivo en un diccionario o enciclopedia.

Según la Real Academia Española, EMPRENDEDOR@ significa “Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”.

He de reconocer que, hace un tiempo, cuando escuchaba hablar de un EMPRENDEDOR@, automáticamente mi mente dibujaba una persona que montaba su pequeño negocio, que luchaba contra viento y marea para vender su producto, negociaba con proveedores para conseguir mejores descuentos, iba por la calle con mil papeles en su brazo derecho mientras que con el otro hablaba con su gestor diciendole que llegaría en diez minutos a su oficina con los gastos de este mes.

Por mi experiencia, en España, el término EMPRENDEDOR@ siempre iba, y creo que sigue en gran parte, unido a AUTÓNOM@.

Especifico que mi opinión es “por mi experiencia” dado que soy consciente de que puede estar influenciada por las vivencias junto a mis queridos papá y mamá: de toda la vida emprendedores, autonomos, … currantes, vaya !!!

El quid de la cuestión es que, en la definición no dice nada sobre si un@ EMPRENDEDOR@ debe de ser autónom@, es decir, trabajador@ por cuenta propia, o no.

Y aquí enlazo con una conversación que recientemente tuve con un grupo de personas ( dos directivos y un emprendedor ) en un evento para Pymes.

Resumiendo la larga, y amena, conversación recuerdo que llegamos a un punto en el que me sentía muy identificado con el emprendedor en cuestión.

“Es mas, yo me considero emprendedor” – respondí ante los ojos atónitos de los dos directivos.

Felipe, estás equivocado. Tú perteneces a una gran empresa nacional y, de hecho, eres un responsable regional ” – no dudó en cortarme uno de los directivos.

Para mí, el ser EMPRENDEDOR es una cualidad de persona, indistintamente de si trabajas por cuenta propia o ajena. Si que es cierto que, en el caso de trabajar para tu propia empresa, se presupone que debes de tener adquirida la cualidad de ser EMPRENDEDOR@, lo que no impide que, si trabajas por cuenta ajena, también la desarrolles en tu día a día.

 Creo que ser EMPRENDEDOR@ es una actitud.

Es la actitud de no venirte abajo por cualquier imprevisto o inconveniente y tener la iniciativa de buscar soluciones, ponerlas en práctica, ver que resultados tienes y, si no te gustan, reflexionar sobre cómo hacerlo de otra manera, volver a poner en práctica las nuevas opciones … así hasta conseguir el objetivo planteado.

Por todo ello, incluso creo que, las personas que estamos en empresas privadas ( pequeñas o grandes ), debemos de despertar nuestro lado EMPRENDEDOR y asumir que podemos desarrollar muchos proyectos aún estando dentro de una entidad.

Escribiendo ésto me vienen recuerdos de grandes compañer@s que he tenido y que, tras salir de la compañía, se han visto “obligad@s” a despertar o desarrollar su cualidad EMPRENDEDOR@ … y vaya si lo han conseguido !!!

Es por eso que no debemos de tener miedo a decir, o pensar, que “yo me considero emprendedor”. Aceptemoslo, desarrollemos esa cualidad que tenemos dentro y, sobretodo, vivamosla !!!

Y tú, ¿eres EMPRENDEDOR@?

Un abrazo,

[/box]

Deja un comentario

Cerrar
×
×

Carrito