Despido … ¿apertura de oportunidades?

Despido … ¿apertura de oportunidades?

[box]

Recuerdo aquellas películas que describían las vivencias de una o varias personas en una cárcel.

Tras muchos años encerrado en su celda llegaba el momento en que se le concedía la libertad al preso.

Aunque se suponía que ello derivaba en la tan ansiada libertad que siempre se deseaba, a medida que se acercaba el momento de la salida, la persona se ponía mas y mas nervioso.

Quizas era contradictorio con el deseo que, incluso con intentos de fuga, se perseguía años atrás.

Y el momento llegaba … las puertas se abrian … la libertad era un hecho.

Sara me llamó hace un par de semanas. Aunque hemos compartido un par de sesiones de Coaching, en este momento necesitaba hablar de tu a tu.

Nos vimos en una cafetería del centro de Santiago de Compostela. Me recibió con un gran abrazo y con una sonrisa que, por momentos, tambien dejaba entrever una preocupación.

“Cuéntame. Me tienes en ascuas” – mi curiosidad asomó.

Sin apenas darnos tiempo para sentarnos tres palabras salieron de su boca: “Me han despedido”

“¿Cómo estás?” – le pregunté.

“No lo sé” – de repente volví a ver esa preocupación en mirada.

Por un lado estoy triste ya que dejo una empresa en la que llevo muchos años”.  A medida que su mirada se dirigia hacia el suelo, sus palabras quedaban envueltas en un tono mas bajo.

” Hice muchos amigos y amigas que se quedan atrás. Gestionaba un equipo que … ¿que será de ellos y ellas?”

“¿Y por otro lado?” – le respondí.

“¿Cómo?” – dirigió su mirada, con semblante de extrañeza, hacia mi.

“Me acabas de decir que “por un lado triste” …. ¿y por el otro lado?”.

Su mirada cambió totalmente y una gran sonrisa se dibujó en su cara. Tan grande que me quedé gratamente impresionado.

Ahora puedo hacer todo aquello que quería y que, por tiempo o por trabajo, lo he dejado de lado … ahora es mi momento!!!”

Fue casi una hora llena de detalles de proyectos que estaban mas que planeados y que era el momento de sacar a la luz.

La verdad es que salí de aquel encuentro con un sabor de boca muy bueno y con la pregunta: ¿el despido es siempre lo peor que te puede pasar?.

Tengo claro que muchas personas están sin trabajo y que plantearse dicha pregunta es de locos.

Y también existen muchas personas que, aun teniendo trabajo, se sienten atrapadas en sus puestos, en la comodidad o en la seguridad de un puesto.

Retomando la breve referencia inicial, se pueden sentir presos de sus trabajos y cuando salen a la “libertad” no saben lo que hacer. Está claro que en el caso de Sara no es así … lo cual me alegra por ella.

Despido … ¿ apertura de oportunidades ?

Un abrazo,

Felipe García

[/box]

Deja un comentario

Cerrar
×
×

Carrito